El Bierzo: un paraíso geológico.

El Bierzo: un paraíso geológico.
LA CARA OCULTA DE LAS MÉDULAS: el cañón de La Balouta, la cueva de la Palombera.

LOS CAÑONES DEL GÓRGORA: por los vientres conglomeráticos de la Gorgona

En los confines del Bierzo, justo entre el Bierzo y La Cepeda se encuentra un lugar  enigmático, uno de esos rincones ocultos lleno de misterios y de sorpresas. El cañón del Górgora es un estrecho cañón rocoso que corta formaciones rocosas de dos tipos: cuarcitas y conglomerados.
Las cuarcitas son las más antiguas, ya que se formaron en el periodo Ordovícico hace cerca de 450 millones de años y se encuentran en el curso alto del cañón, donde se sitúa el pico Buey Mayor.


A medida que nos internamos en él abundan los canchales de cuarcita y el cauce es amplio. Allí los romanos fueron en busca de oro y perforaron túneles en la dura cuarcita, como las cuevas del Moro y las de Peña Infierna

Iban buscando los abundantes filones de cuarzo que se encuentran en su interior para triturarlos en busca de oro.


A veces la cata se realizaba al lado del cauce, facilitando el lavado de los estériles, aprovechando el abundante caudal de saltos y cascadas...




Más abajo el cauce se va cerrando y sus orillas son un vergel de helechos y frondosa vegetación


Y súbitamente se divisa un amasijo de formas rocosas, de formas caprichosas y color rojizo...nos adentramos en las entrañas de la Gorgona...



Los materiales que ahora se ven son cantos rodados arrancados y depositados al final del periodo Carbonífero y están compuestos de lentejones de cuarcita y pizarras de gran tamaño insertados en una matriz arcillosa endurecida, que le da un tono rojizo a toda la formación.


 La erosión ha dibujado formas caprichosas que dan forma a las monstruosas caras de la Gorgona y sus hermanas Uriale y Esteno, convertidas en piedra por Era, suprema diosa del Olimpo...gracias a la ayuda de Perseo.


La erosión ha labrado en la matriz conglomerática un profundo e intrincado cañón que hay que recorrer con mucho cuidado. Es un laberinto de rincones mágicos, un juego de luces y de agua.



Excavadas en la roca de lo más profundo de la hendidura se suceden ollas y cascadas que horadan la matriz de conglomerado.


Al final del recorrido, después de haber trepado por paredes verticales, surcado el cauce por diversos tramos, llegamos al final del gran cañón, rematado por una angosta chimenea.



Y después se divisa ya el Carbonífero, que se extiende hacia Santibáñez de Torre con una  gran mina de carbón abandonada mostrando numerosas estructuras y sus escombreras ricas en flora del periodo Estefaniense.


Por todos estos detalles y muchos más este cañón del Górgora es único en el Bierzo ya que tiene características geológicas, arqueológicas y paisajísticas excepcionales. 
Y para finalizar las palabras de la Tía Baldomera de Montealegre que relata la antigua leyenda: "De las entrañas de Buey Mayor brota un torrente de agua, increíblemente blanca, que se precipita garganta abajo para fecundar el bestial útero de la Gorgona, que engendrará hidras, víboras, quimeras, dragones...."